Consejos para fortalecer y cuidar la barrera epidérmica

Consejos para fortalecer y cuidar la barrera epidérmica

La función de la barrera epidérmica es reducir la pérdida de agua de la epidermis y las capas más profundas de la piel, así como protegerla de factores físicos como el calor y el frío, evitar la penetración de sustancias potencialmente dañinas y la colonización por bacterias patológicas. La condición de barrera epidérmica garantiza una apariencia saludable y una función adecuada de toda la piel. En muchas enfermedades, cuando la piel es seca y sensible, pueden aparecer trastornos en la composición y, en consecuencia, en el funcionamiento de la barrera epidérmica. Por lo tanto, la pregunta es: ¿cómo podemos fortalecer la barrera y cuidarla adecuadamente?

La piel hiperreactiva, es decir, la piel con trastornos de estructura y funciones de la barrera epidérmica es un problema cada vez más común, que requiere mucha atención por parte de los pacientes que visitan el dermatólogo y los salones de belleza.

melocon-caja-azul

Buenas bases para el cuidado diario

Los productos que se usan a diario, para nuestra higiene personal, no deben contener sustancias que causen daño a la capa lipídica de la epidermis, como el alcohol etílico y jabones. Un error común es el uso de peelings granulados y cepillos faciales, los cuales son muy agresivos para estas pieles en cuestión. Se recomienda a los pacientes que sufren de hiperreactividad cutánea, que sean conscientes al elegir sus productos de cuidado. Debido a la falta de barrera epidérmica, la piel es propensa a las irritaciones y alergias, por lo que es importante reducir la cantidad de nuevas sustancias aplicadas en la piel.

Las alteraciones bioquímicas subyacentes a la piel hiperreactiva incluyen:

Alteraciones relacionadas con los lípidos.

Metabolismo anormal de los lípidos superficiales, reducción de la cantidad total o fracciones NMF particulares, cornificación anormal y exfoliación de la epidermis, además de deshidratación de la capa córnea (estrato córneo)

Reducción de la absorción y el almacenamiento de agua en la epidermis y en la piel.

Alteraciones en el pH epidérmico

Reducción de la resistencia a las infecciones víricas y bacterianas locales.

Consecuencias de los trastornos y funciones de barrera en la piel

reto-28-dias-flower-peel-arkana-spain-mano-cogiendo-peeling-piel

Irritaciones, sequedad y sensibilidad.

Intensidad con respecto a la frecuencia y el curso de la reacción alérgica.

Aumento en la frecuencia de cambios inflamatorios, al igual que en procesos infecciosos de la piel, especialmente las causados por estafilococo áureo y el virus del herpes simple.

Proceso rápido de envejecimiento de la piel y sequedad de la misma que conduce al eccema atópico y al aclarado de la piel.

Un trastorno de la composición lipídica (especialmente la composición de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y omega-6 y sus proporciones entre sí) es la causa principal de los procesos inflamatorios recurrentes y crónicos, que impide la síntesis de ceramidas de valor total, las más grandes e importantes, aquellas que ejercen de «ladrillos» sellando la barrera.

En definitiva, el cuidado adecuado proporciona lo que falta en la estructura cutánea, restaurando así un buen funcionamiento de la piel.

Consejos para fortalecer y cuidar la barrera epidérmica

 

Danuta Nowicka, MD – especialista en dermatología

¡Comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Asesoramiento personal

En Arkana apostamos por la personalización a la hora de cuidar tu piel. Cuéntanos tu experiencia con tu piel y nos pondremos en contacto contigo para evaluar tus necesidades.